El incidente Sada Abe: La cortesana que asesino y mutilo a su amante

Sada Abe nació el 28 de mayo 1905 en Tokio. Fue la séptima de ocho hijos que tuvieron Shigeyoshi Abe y Katzu Abe, un matrimonio de clase media alta que se dedicaba a la fabricación de pisos de tatami. De niña tomaba clases de canto y aprendía a tocar el shamisen

A los 15 años fue violada por un vecino. Su familia se hizo cargo de esta situación y le brindó apoyo. Sin embargo, la joven Sada nunca se sobrepuso: decidió dejar la escuela para dedicarse por completo a los hombres y los placeres hedonistas.

En 1922 como castigo por su promiscuidad el señor Shigeyoshi, su padre, la vendió al burdel de Yokohama para que trabajase como geisha. Fue una geisha de bajo rango cuyo trabajo se limitaba al de dar placer sexual. Trabajó en el burdel de Yokohama hasta que contrajo sífilis y fue expulsada.

En 1930 y sin licencia de trabajo, se traslada al barrio-burdel de Tobita en Osaka, donde se le conoció como una prostituta ladrona y alborotadora.

En 1933 regresa a Tokio para el funeral de su madre y poco tiempo después al de su padre. Instalada en Tokio trabaja como mecerá en un restaurante que es frecuentado por hombres casados. Al no ganar suficiente decide seducir a los hombres que visitan el restaurante. Así se hizo amante de Kinnosuke Kasahara, un comerciante que le dio vivienda y dinero. Sobre esta relación se conocen algunos comentarios que más tarde Kasahara diera:

«Ella era una mujer fuerte que no estaba satisfecha con tener relaciones una vez por noche. Pasábamos las noches teniendo relaciones una tras otra hasta agotarme. Cuando no tenía fuerza para continuar dormía con mi mano sobre su sexo. Realmente era una mujer que me sorprendía. No por mucho tiempo pude llevarle el paso, realmente me agotaba. Es una mala mujer a la que los hombres deben temer»

Esta relación terminó pronto y Sada, en 1935, se mudó a Nagoya. Con la intención de abandonar la prostitución trabajó como empleada doméstica. Conoció a Goro Omiya, un banquero de Nagoya que se convirtió en su amante. Omiya ayudó económicamente a Sada y le consiguió trabajo como aprendiz en un restaurante en Tokio. Fue así como trabajó en el restaurante de Kichizo Ishida, un hombre de 42 años con fama de mujeriego. Al poco tiempo se convirtieron en amantes.

La relación de Sada Abe y Kichizo Ishida, era sexualmente intensa. Una de sus maratones sexuales comenzó en la casa de té del barrio Shibuya donde, dicen, pasaron cuatro días sin salir de la habitación. Se cambiaron a la casa de té del barrio Futako Tamagawa, donde contrataron a una geisha para que cantara mientras se embriagaban y tenían relaciones. Terminaron su maratón sexual en la casa de té del barrio Ogu y se separaron por un tiempo pues Ishida, que era casado, regresaría con su esposa. Esto hizo que Sada Abe enfermara de celos y comenzara a beber en exceso.

Sobre Kichizo Ishida, Sada decía:

«Es difícil decir exactamente qué era lo bueno de Ishida, era imposible decir algo malo sobre su aspecto, su actitud, su habilidad como amante, la forma en que expresaba sus sentimientos. Yo nunca había conocido a un hombre tan atractivo. Él fue el primer amor de mi vida»

En el tiempo que estuvieron separados Sada fue a ver un show de teatro donde una geisha amenazaba a su amante con un cuchillo. Esta representación la cautivó y decidió darle una muestra a su amante. En el siguiente encuentro sexual, e inesperadamente, Sada sacó un cuchillo y lo pasó por los genitales de Ishida, diciéndole que se aseguraría de que no la engañara con otra mujer. Esto atemorizo a Ishida. Después, al tomarlo con humor, el hombre le confesó que se sintió extrañamente encantado por su acto y así empezaron a tener relaciones cada vez más extremas y bizarras.

El 18 de mayo de 1936 durante una maratón sexual Sada Abe asesinó a Kichizo Ishida asfixiándolo con su faja obi. Cortó los genitales de su amante y los envolvió en una hoja de revista. Escribió con sangre sobre su pierna “Sada y Kichi, juntos”. Se quedó abrazando el cuerpo durante un rato y huyó. El crimen se descubrió al otro día y la noticia fue sensación en todo Japón. La gente temía encontrarse a la mujer por la calle y se desató el terror. Pocos días después fue arrestada, confesó abiertamente el crimen y fue encontrada con el miembro mutilado de su amante, dicen que planeaba comérselo. Cuando le preguntaron por qué había matado a Kichizo Ishida ella contesto: «Por amor»

El imperio de los Sentidos es una película franco-japonesa dirigida por Nagisa Oshima, es una de las adaptaciones al cine más importantes sobre Sada Abe. Acá pueden ver la película completa con subtitulos en español.